Efectos secundarios al dejar de fumar

Efectos secundarios al dejar de fumar

El tabaco es una de las mayores causas de muerte en nuestro país (ya sea directa o indirectamente), de ahí radica la especial necesidad de poner remedio a este mal habito cuanto antes. Son muchos los que lo intentan, pero no resulta fácil sobre todo si el vicio se tiene desde hace muchos años y si los que están alrededor continúan fumando.

Sin embargo, los beneficios son muchos, tanto a corto como a largo plazo, y entre ellos se encuentran la disminución de muerte prematura, así como en complicaciones con enfermedades cardiovasculares y respiratorias, y en el caso de las madres disminuye la posibilidad de que el bebe nazca con malformaciones, con bajo peso, o que sufra muerte súbita.

Pero también hay que saber que dejarlo no es fácil, tanto a nivel psicológico como físico, y sobre todo a corto plazo puede ocasionar molestias en personas que acostumbraban a fumar una gran cantidad de cigarrillos durante un largo periodo de tiempo. Por eso, estas personas al principio suelen sentirse ansiosas, nerviosas y molestas, con un mayor grado de irritabilidad, mas cansadas y fatigadas, y con un alto grado de falta de concentración. Al mismo tiempo, y a consecuencia de lo anterior, suelen tener mas hambre durante todo el día, y de ahí viene otro de los efectos secundarios, que es el engordar. Muchas personas sacian su ansiedad ante la falta de nicotina recurriendo a caramelos, dulces y golosinas, o a comida rápida, con lo cual incrementan su ingesta de calorías y aumentan de peso.

El síndrome de abstinencia por tanto dependerá del tiempo que se haya fumado y de la cantidad de tabaco diario consumido. Los efectos secundarios a nivel psicológico son duros, porque la persona se enfrenta a un cambio en su cuadro de comportamiento habitual que posiblemente ha estado repitiendo durante largo tiempo (como fumarse un cigarro después de las comidas, en los descansos de la oficina, salidas nocturnas…); es la parte más difícil, lidiar con sus ataduras sociales y emocionales. Por tanto, es el trago mas duro de superar. En cuanto a los efectos secundarios a nivel físico, se empiezan a notar de dos a tres días después de haberlo dejado, y pueden durar hasta varias semanas mas tarde. Las principales molestias suelen ser mareos (que desaparecen a los dos días), depresión, trastorno del sueño, insomnio e incluso pesadillas, dolores de cabeza, fatiga crónica y mal sabor de boca.

Es por esto que la mayoría de la gente falla en sus primeros intentos, ya que la cantidad de efectos secundarios hace que se sientan vulnerables y recurran al tabaco de nuevo para recuperar el autocontrol y el bienestar físico; pero lo que hay que saber realmente es que volver a fumar no es la solución, porque el daño que nos estamos haciendo a nosotros mismos supera con creces las dificultades que conlleva el periodo de abstinencia. Lo que se recomienda es recurrir a terapias de sustitución de la nicotina, donde esta se reemplaza a través de otros productos que, sin ser dañinos para el organismo, provocan el mismo efecto, como por ejemplo los parches o los chicles de nicotina, haciendo que el nivel de la sustancia en el organismo sea cada vez menor hasta abandonar por completo su dependencia. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estos sustitutivos también provocan efectos secundarios, como picazón, nauseas, vómitos, rigidez y dolor muscular, dolores de cabeza y palpitaciones, con lo que, si estos apareciesen, se debe reducir la dosis o cambiar de método.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>