Los beneficios del cigarro electrónico frente al convencional

Son muchas las ventajas de vapear frente a las de fumar, pero nos vamos a centrar en las tres que llevan a los fumadores a tratar de dejar su hábito: la salud, el dinero y la ley. Aunque cada fumador o exfumador las enuncia en un orden diferente, suelen ser los tres motivos más repetidos.

Comenzamos por la más evidente, al menos en lo que se refiera al número de veces que se menciona entre quienes pretenden dejar el hábito -cosa diferente es que luego el verdadero motivo sea otro-. La salud.

Levantarse sin toses

El fumador introduce en sus pulmones, calada a calada, del orden de cuatro mil sustancias nocivas. De ellas, una importante parte es cancerígena. Pero no nos pongamos tan drásticos. Basta comparar el estafo de forma del fumador con el del «vapeador»: ¿Quién respira sin problemas? ¿Quién es capaz de correr doscientos metros sin fatigarse? ¿Quién se levanta y no tose como si los pulmones estuvieran haciendo gimnasia matutina?

Segundo argumento en favor de los usuarios de cigarrillo electrónico: el ahorro. Puede parecer que el cigarro electrónico es caro, pero la cuenta es muy otra: tomemos como ejemplo el de un fumador español, al que el tabaco no le cuesta demasiado, en comparación con otros países.

Cuatro euros -la media, quizá escasamente- cuesta un paquete de veinte cigarrillos que, calculemos, durará un día. Por treinta días, nos salen ciento veinte euros mensuales. Por el contrario, y una vez desembolsado el coste del soporte, que es un gasto que se hace una sola vez, al «fumador eléctrico» le cuesta su hábito, vapeando el equivalente a un paquete diario, unos noventa euros.

La ley favorece al vapeador

El tercer punto al que hemos hecho referencia es el legal: las leyes antitabaco de unos otros países son, día tras día, más restrictivas, de modo que el paquete ha de quedarse, cada vez más, en casa. Sin embargo, y como el cigarro electrónico sólo suelta vapor, es perfectamente legal en cualquier sitio.

Tres de las docenas de ventajas que, sin duda, quien desee comparar cigarros tradicionales y electrónicos va a encontrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.