¿Es la nicotina el problema de la adicción al tabaco?

Como es bien sabido por todos, el tabaco contiene cientos de productos que son perjudiciales para el cuerpo humano. Entre todos ellos se encuentra la , que, aunque no es inocua, no es una de las sustancias más dañinas para el organismo que contiene el tabaco. La relacionamos con la , pero ¿es realmente la nicotina tan adictiva como creemos o hay algo más?

Sí, la nicotina es adictiva y al estar presente en el tabaco la asociamos con su adicción, pero esto no es del todo cierto y no se da en todas las personas por igual.

Asociaciones y hábitos.

Cuando una persona fuma, no solo lo hace porque el cigarro lleva nicotina, sino porque también es relajante y esto «ayuda» en algunas situaciones de tensión o estrés. Hay mucha gente que fuma para sentirse relajada, esta es la primera razón por lo que la adicción al tabaco no solo depende de la nicotina, sino que también hay una adicción por parte de sus efectos en nuestro cuerpo.

Por otro lado, también existen aquellas personas que fuman por hábito Esto, aunque no lo parece, es muy común, y tiene una parte muy psicológica. Cuando fumamos y lo relacionamos con una acción en la que nos lo pasamos bien o simplemente estamos cómodos, creamos un hábito. Esto significa que para que la acción que realizamos sea placentera tendremos que hacerla junto con fumar.

Por ejemplo, cuando tomamos un café, es muy común que los fumadores se fumen un cigarro mientras se toman un café, esto se debe a que les proporciona un momento de relajación en el que se siente bien, como la primera que vez que lo hicieron.

A la hora de es muy importante conocer esta parte del , ya que mucha gente sigue haciendo vida normal y solo se preocupan por mantenerse lejos de la nicotina. Los expertos en el tema de la adicción recomiendan cambiar los hábitos por un tiempo o no relacionarse tanto con fumadores y en el caso de convivir con ellos, pedirles que no fumen cuando estamos presentes.

También existen los , estos son aquellos que solo fuman cuando se relacionan con otras personas, al principio no son , pero puede llevar a un hábito como por ejemplo fumar cuando salimos de fiesta o bebemos alcohol, al igual que los fumadores habituales que fuman y beben café estos otros que al principio son más ocasionales pueden acabar desarrollando una adicción al tabaco.

No con lo que acabamos de explicar queremos decir que la nicotina no sea adictiva, al contrario, esta sigue siendo una sustancia adictiva que no solo se encuentra en el tabaco y que puede crear una dependencia. Lo que intentamos explicar y dejar claro es que la adicción al tabaco no únicamente depende de la nicotina, sino que hay otros factores que afectan al tabaquismo y que falsamente se los atribuimos solo a la nicotina.

Al dejar el tabaco la parte psicológica puede incluso ser más complicada de evitar que la nicotina y por eso es importante cambiar aquellas actividades que relacionamos con el tabaco. Para dejar esta sustancia haya muchas alternativas, como los chicles de nicotina, los parches, etc. Pero contra la parte psicológica, tanto de sacar humo por la boca como de tener algo en la mano, hay una solución que también nos puede ayudar con la nicotina que es el .

 seremos capaces de dejar la nicotina, ya que la podemos ir bajando poco a poco hasta llegar a no utilizarla y también nos será de gran ayuda porque así tendremos las manos entretenidas y sacaremos humo por la boca.

En la , aparte de los hábitos, también hay otro pilar fundamental, que es el tener un cigarro en la mano y sacar humo. Esto es algo a lo que los fumadores se han acostumbrado y si no lo hacen también les crea dependencia, por lo que tener las manos ocupadas y sacar humo por la boca puede hacer que nos sintamos cómodos, son la necesidad de fumar tabaco.

Posibles efectos psicológicos que se pueden dar al dejar de fumar

Al dejar de fumar hay muchas variantes, se pueden dar unas, otras o ninguna dependiendo de la persona y del tiempo que lleva consumiendo tabaco. Cerca de la mitad de los exfumadores sienten ira, ansiedad o depresión. También sube el nivel de estrés y se sienten alterados.

Normalmente, ayuda mucho hacer algún tipo de deporte para así aliviar el cuerpo y relajarlo al final del ejercicio y también va bien para mantener el cuerpo distraído y no estar en entornos que puedan incitar a volver a fumar.

, , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.